¿Cómo presupuestar un video corporativo animado?

¿Cómo presupuestar un video corporativo animado?

Los precios de cualquier tipo de video corporativo, y más en concreto, de un video corporativo animado, son muy variables. El importe final de la inversión puede ser mucho, o puede ser poco, y en ello incidirán una amplia variedad de factores y elementos, desde la propia duración del vídeo en sí mismo, hasta su calidad, la inclusión o no de subtítulos en otros idiomas, o la personas o personas que escojamos para que presten su voz. Con el fin de que los costes no se descontrolen, y de que el resultado sea exactamente el deseado por el cliente, presupuestar un video corporativo animado es la tarea esencial a la que todo profesional del sector debe enfrentarse.

En el momento de presupuestar un vídeo corporativo animado, se tendrán en cuenta factores como los siguientes.

La experiencia, lo que comúnmente se denomina como el “saber hacer”, marcará la diferencia en un video bueno y un vídeo malo. Por tanto, la experiencia de quien produce un video corporativo animado presionará el presupuesto al alza, o a la baja, ya que la tarifa por hora de trabajo del profesional será mayor en sentido proporcional a su mayor experiencia y bagaje profesional.

También el propio formato del vídeo (FullHD, DV, en 4K…) incidirá en el presupuesto pues cada uno de ellos precisará de un equipo diferente cuyo coste también es diferente.

Las técnicas empleadas para producir el video corporativo animado (efectos especiales, motion graphics, etcétera) son otro elemento fundamental del presupuesto ya que también determinarán el esfuerzo y tiempo necesarios durante el proceso de edición posterior.

El número y tipo de formatos finales, su distribución y entrega, el uso de música e imágenes libres o no de derechos de autor, la presencia o no de traducciones y su número, la elaboración de un guion, etcétera. Todo ello quedará reflejado en el presupuesto determinando el coste final del proyecto de video corporativo animado.