¿Cuál es la duración media de un vídeo corporativo?

¿Cuál es la duración media de un vídeo corporativo?

Sabemos que existe toda una serie de vídeos que podemos realizar en la empresa, tanto para dar a conocer los productos como para ganar la confianza y la fidelidad de los usuarios o para tareas internas. Ahora nos hacemos una pregunta sobre los vídeos corporativos y su realización: ¿cuánto debe durar un vídeo para que sea efectivo y cumpla con la finalidad para la que ha sido desarrollado y creado? En función de cada tipo de vídeo corporativo veremos una duración mayor o menos, aunque siempre puede variar, siguiendo diferentes factores a tener en cuenta. A continuación veremos en aspectos generales cuál es la duración media de los vídeos corporativos según su tipología.

Para facilitar la comprensión del tiempo y su importancia, nombraremos solo aquellos tipos de vídeo corporativo que requieren una duración concreta, pues hay otros que no importa tanto la duración, como su contenido.

La duración de los vídeo-tutoriales

Este tipo de vídeos siguen un objetivo principal: enseñar al cliente a realizar algo. Por ello, no hay una duración media ni única, ya que dependiendo de la tarea o los pasos a seguir para la realización de esa tarea durará más o menos. Pero el motivo por el que lo comentamos es el siguiente: siempre debe tener una duración justificada. Con esto queremos decir que no puede durar diez minutos en explicar algo sencillo o fácil, pues el espectador se aburriría y se cansaría, quitando el vídeo. Para tareas más elaboradas o complicadas sí puede tener una duración larga, pero buscando el equilibrio. Ni el vídeo puede ir demasiado rápido, pues sería poco claro y confuso, ni puede alargarse demasiado incluyendo información innecesaria ni momentos de vacío o silencio.

 

Los vídeo informativo y demostrativo deben ser breves

Con la realización de este vídeo pretendemos simplificar la información y ayudar al espectador o usuario a informarse sobre algún aspecto corporativo sin necesidad de leer toda la página web. Si el vídeo es demasiado largo no estaremos cumpliendo con esto, pues será más pesado y complicado que leerlo desde el principio. Lo bueno, si es breve, es dos veces bueno, y esto también ocurre con los vídeos informativos.

En el caso de los vídeos demostrativos, también debemos tener en cuenta que el usuario puede saturarse o cansarse si la duración supera cierto límite de tiempo. Una duración óptima del vídeo corporativo en este sentido puede ser de entre 1 minuto como mínimo y 3 minutos como máximo. Más de 3 minutos puede ser excesivo, aunque siendo un vídeo cuyo objetivo es informar y explicar algo sobre el producto, tampoco debemos caer en la brevedad excesiva ni ser demasiado escuetos con ellos.

Presupuesto Vídeo promocional empresa

Los vídeos publicitarios en las empresas

El vídeo publicitario va destinado a un sector del público concreto, al que se intentará convencer de la compra, fidelizar, captar de algún modo o informar sobre nuevos productos, servicios, filosofía de marca, etc. En este caso, puesto que los anuncios y los vídeos publicitarios van a emitirse en un medio de comunicación, como puede ser la televisión, el tiempo de duración es un factor determinante. No solo afectará a la imagen que tenga el espectador del anuncio, sino también al coste que suponga para la empresa. Los anuncios en televisión y en otros medios (como pueden ser las plataformas digitales como YouTube) pagan por tiempo de emisión. Siendo así, cada segundo cuenta.

En caso de que el anuncio sea emitido en televisión en prime time, el coste será muy superior. Para evitar un coste excesivo y tratar de no aburrir al espectador, lo más recomendable es que el anuncio tenga una duración muy breve. Por ejemplo, puede durar 15 segundos, en los que debemos captar la atención del público objetivo y lograr nuestro objetivo.

 

Los video-catálogos

Su duración puede ser muy variada. Teniendo en cuenta que es un vídeo en el que se muestra gran parte del catálogo de la empresa y una gran serie de productos, no será tan breve como un vídeo publicitario o un vídeo demostrativo. Pese a ello, tampoco puede ser demasiado largo. Lo más recomendable es buscar el equilibrio y tener en cuenta factores como el interés que puede despertar en el espectador y si es fácil de ver hasta el final o aburre. Si resulta muy interesante y llamativo, no importa que dure un poco más, pero, si se vuelve pesado o repetitivo, deberemos optar por la brevedad y la simpleza, para que cumpla con su objetivo de forma eficiente.

 

Vídeo de imagen de marca

Es un tipo de vídeo corporativo que puede dotarse de una duración muy libre. No importa si es más breve o extenso, teniendo en cuenta que se trata de un contenido destinado a hablar de la empresa, la marca, su producción, fabricación, desarrollo, empleados, etc. Pero, al igual que ocurría con un video-catálogo o con los vídeos demostrativos, si es breve puede optar a llegar a una mayor parte del público. Con una duración de entre 2 y 10 minutos, jugaremos con la idea del vídeo de imagen de marca siguiendo la visión que tengamos sobre ello y los objetivos que queramos lograr. Puede durar perfectamente 10 minutos, aunque para una gran parte de usuarios y espectadores puede ser excesivo. En el término medio está la virtud.

Grabción vídeos corporativos Madrid

¿Por qué predominan los vídeos cortos dentro de las empresas?

No solo ocurre dentro de las empresas y el mercado corporativo, sino prácticamente en todos los sectores y ambientes de la sociedad. En internet, que es la principal plataforma para la difusión y publicación de vídeos, la inmediatez y la velocidad es un factor competitivo, y es un factor clave que marca la diferencia entre que un usuario pinche y vea el vídeo o se niegue a hacerlo. Si el vídeo es muy largo y a priori el usuario no siente que pueda ser interesante para él, lo rechazará, lo pausará y lo quitará. En cambio, si el vídeo es breve y llamativo, es mucho más fácil que lo vea e incluso llegue a compartirlo. Gracias a las difusiones y a las personas que comparten los vídeos se logra que un anuncio o vídeo corporativo se vuelva viral. Este fenómeno ocurre generalmente con los vídeos más cortos, por lo que estamos ante un ejemplo de que la brevedad es más efectiva en internet.

Como ya hemos contado, en el caso de la publicidad y los anuncios emitidos en internet o televisión, los vídeos breves resultan más económicos. Ya no solo por el coste que tiene el tiempo de emisión en estos medios, sino por la creación y la edición del propio vídeo. Será más barato para una empresa desarrollar un vídeo de 2 o 3 minutos que uno de 10 o incluso 20 minutos, siendo a su vez más efectivo y atractivo. Por ello, predominan los vídeos cortos y breves, no sin tener en cuenta la finalidad para la que han sido creados y los objetivos fijados.

El vídeo durará lo que sus necesidades y funciones requieran, buscando el equilibrio y tratando de no resultar pesado o aburrido para el espectador. Siguiendo esa línea, unos vídeos corporativos serán más largos por su tipología, como los video-catálogo, y otros más breves y directos, como los publicitarios.